La realidad de la prensa y la realidad de la calle

Estos días me ha llamado la atención un tweet de Javier Gallego, de Carne Cruda, comentando que su peluquero desconocía la noticia de la moción de censura.

 


Seguro que a muchos les parecerá una anécdota totalmente carente de trascendencia pero en mi opinión se trata de un pequeño síntoma de un mal muy extendido y que consiste en el radical alejamiento existente entre la realidad de la prensa y la de la calle.

La realidad de la prensa está bastante clara. Se encuentra recogida, con un menor o mayor grado de profundidad, y orientaciones diversas, en los medios de comunicación. Está integrada por la actualidad política, las noticias culturales, económicas, de sociedad…

Aun con titulares muy distintos, estos días la agenda informativa viene marcada por esa moción de censura desconocida por el profesional de la tijera de Javier Gallego, la expropiación rescate del Banco Popular, la ajustada victoria/derrota de Theresa May en las elecciones británicas, las acusaciones de Arabia Saudí a Qatar por sus vínculos terroristas (???)… y otros cientos de noticias más o menos trascedentes, más o menos lejanas…

… de las que gran parte de ciudadanos no tendrá ni repajolera idea.

 

La tercera moción de censura de la Democracia

A otros les sonará levemente el titular. “Algo he oído”, me dicen…  Otros se preguntarán qué es exactamente una moción de censura. Y también están los informados, los muy informados y los que incluso se saben que estos días se ha debatido la tercera moción de censura en la historia de la Democracia.

Y es que la realidad de la calle es variopinta.  Está marcada muchas veces por preocupaciones más cercanas… y mundanas. Por lo que ocurre en el trabajo, por lo que queda en la cuenta para llegar a fin de mes, por lo que los ciudadanos ven a diario en su barrio, los sucesos en su ciudad, por la constante falta de tiempo…

PictolineLo cierto es que políticos y periodistas a veces vivimos inmersos en un ecosistema o realidad propia. En una gran burbuja. En un “mirarnos el obligo” que nos aleja del mundo real, ése tan poco uniforme en relación al grado de conocimiento de la otra realidad, la del telediario.

Y en ese hueco más o menos amplio entre ambas realidades se abre un mundo de posibilidades para la creación de nuevos medios.  Para adaptar las noticias a quienes no están acostumbrados a leer textos largos o complicados, para comunicar de otra manera… más clara, más sencilla, más breve.

Para llevar las noticias a quien directamene no está acostumbrado a leer. Por ejemplo mediante podcasts breves con el resumen del día para escuchar en cualquier momento.

Nuevos medios de gran éxito en México como Pictoline han demostrado que se puede informar, incluso, a través del comic y las infografías.

La clave siempre es la adaptación… a los públicos. A todos ellos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para facilitar la navegación por el mismo Puedes consultar aquí nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies