La factura de ser pobre en España

La-factura-de-ser-pobre-en-España-1024x912

Algunas noticias consiguen ponerme los pelos de punta. Todavía. Es el caso de la información que publicada este verano por  eldiario.es:  Un hospital manda un aviso de cobro a una mujer que murió tras varias horas sin atención en Urgencias

A veces me pregunto de qué sirven todos los avances médicos conseguidos en las últimas décadas si una persona que podría haber recibido un tratamiento adecuado para salvar su vida decide acudir a Urgencias solo cuando está ya absolutamente desesperada, en sus últimos momentos. Se trata de Jeanneth Beltrán, una mujer nicaragüense que falleció en mayo en el Hospital de Toledo a las pocas horas de su ingreso.

No nos engañemos, los milagros científicos solo lo son para quien puede pagarlos. No solo en la India, Yemen o Liberia. También en España.

La investigación es muy cara, y además no parece ser la prioridad para un país que, por otra parte, sí dedica un dineral a la compra de armamento. Es otra noticia que, curiosamente, publica el mismo diario y el mismo día: UPYD exige a Defensa que justifique el desmesurado gasto en armamento. Dos titulares, casualmente uno al lado del otro, que nos escupen una dura bocanada de realidad.

Perseguimos a los sin papeles y otros desheredados para que paguen una mísera factura, incluso hasta después de muertos -por cierto, incumpliendo la ley- mientras el Ministerio de Defensa gastará 30.000 millones de euros en los próximos años, comprometidos en Programas Especiales de Armamento, como denuncia el partido de Rosa Díez.

Una noticia revolucionaria

El País  publicaba recientemente una información  bajo el título Cientos de pacientes graves exigen ya el fármaco que cura la hepatitis C.  En la noticia se explica que se trata de Un hito en la historia de la medicina. No todos los días, ni siquiera todas las décadas, se descubren fármacos que curan una infección en casi el 100% de los pacientes. Es lo que ha ocurrido con la hepatitis C, un virus que portan 900.000 personas en España…  A lo largo del artículo conocemos que el tratamiento cuesta unos 60.000 euros y ni siquiera en los casos más graves se está recibiendo.

El cálculo es bien sencillo. 900.000 personas por 60.000 euros. Es decir, según se desprende de la noticia, curar totalmente a cerca de un millón de personas de hepatitis C en España costaría 54.000 millones de euros. Evidentemente, es una cifra muy abultada, pero no tanto si la contemplamos desde la perspectiva de uno de estos enfermos, o si tenemos en cuenta que vamos a destinar aproximadamente la mitad de esta cantidad a los programas de armamento.

Y si empezamos a arañar de aquí y de allá, de los supersueldos del Tribunal de Cuentas y otras minucias por el estilo, quizá podríamos reunir otros pocos miles de millones. Cientos de miles de personas que sufren una enfermedad muy grave y altamente contagiosa evitarían miles de sufrimientos, miles de transplantes, miles de ingresos, de consultas, de hospitalizaciones…

Espero que a la larga la hepatitis C se convierta en una enfermedad más, de esas que no dan escalofríos o causan vergüenza al confesarlas, pero me imagino que muchas personas morirán hasta entonces, en espera del ansiado tratamiento, abandonadas por la Sanidad al no tener recursos… como Jeanneth Beltrán, que en realidad sí ha pagado la factura. La factura de no tener papeles.

La factura de ser pobre en España.

Un comentario sobre “La factura de ser pobre en España

  • el 6 septiembre, 2014 a las
    Permalink

    Lo que me parece realmente mal es la discriminación. ¿Por qué a unas personas les están ofreciendo el tratamiento y a otras no? Creo que no están muy claros los criterios por los que unas personas pueden salvarse y otros están ya condenados. Si se ofrece curar la hepatitis, esta posibilidad debe ser para todos los enfermos

    Respuesta

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para facilitar la navegación por el mismo Puedes consultar aquí nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies